Reiki para la circulación y varices

Las varices son una enfermedad que afecta sobre todo a las venas de las piernas. Las venas se ensanchan, dilatan y se vuelven tortuosas, por diversos factores. Una de cada diez personas las padece, son más frecuentes en las mujeres. 

Las varices se forman por un mal funcionamiento de las válvulas de las venas de las piernas, estas válvulas ayudan a que la sangre siga su camino hacia el corazón. Sin embargo, pueden funcionar mal, por lo que la sangre se estanca en las venas, ensanchándolas y haciéndolas insuficientes.

Las varices pueden ser pequeñas o de tipo I. Estas varices tan sólo son un problema de tipo estético, aunque también pueden producir, en ocasiones, pesadez y cansancio en las piernas. 

También pueden ser medianas o de tipo II. Éstas ya comienzan a ser un problema para la salud. Con la edad pueden producir flebitis superficiales dolorosas, o pequeñas varicorragias(sangrado de una vena).


Varices grandes o de tipo III. Este tipo de varices afectan verdaderamente a la salud, su tratamiento es obligatorio. Pueden producir dolor, úlceras, oclusiones de las venas por trombosis (tromboflebitis).

Los factores que pueden influir en su desarrollo entre otros son: La obesidad, el sedentarismo, los anticonceptivos, etc.

Tratamiento: quirúrgico, esclerosante, láser transdermico o láser estético, endoláser ablution veius, termocoagulación, tratamiento médico, medidas fisiológicas...

Las complicaciones entre otras son: varicorragia, varicoflebitis, trastornos tróficos cutáneos, varotrombosis. Varicocele (dilatación de las venas del cordón espermático que drenan los testículos).

Reiki es una técnica que también ayuda al buen funcionamiento de la circulación sanguínea. 


Se recomienda: tratamiento completo para reactivar la circulación e iniciar a la persona al menos en nivel 1 para autotratamientos periódicos. Si la movilidad de la persona es limitada, se puede iniciar en nivel 1 de reiki a cualquier persona allegada para que esta le aplique los tratamientos.

Volver a inicio