Reiki para las adicciones




Si una persona tiene adicción a un hábito destructivo, quiere decir que esa persona tiene problemas con su corazón simbólico. En general las personas se vuelven adictas a cosas destructivas o a relaciones problemáticas porque tienen una gran deficiencia amorosa en su vida y una baja autoestima. 


La terapia de reiki restaura el equilibrio amoroso dentro de nuestro corazón para que podamos amarnos y amar la vida. Cuando desarrollamos el amor por la vida y por nosotros mismos es menos probable que recurramos a cosas que nos hacen daño. Reiki trabaja las carencias afectivas que vienen del pasado y aumenta nuestra autoestima presente.

Recomendado tratamiento completo lo mas continuo posible  incidiendo en cabeza posiciones 2 y 3, delante 1,2,3 y 4, espalda 3. Indicado iniciarse en nivel 1 de reiki y nivel 2 para alternar autotratamientos con tratamientos presenciales en función de la necesidad del paciente.